La migración es actualmente uno de los temas de política pública y social más controvertidos en América Latina. Los países latinoamericanos no se encuentran preparados para enfrentar este fenómeno y enfrentan varios desafíos. El gobierno a menudo no puede proporcionar información exacta sobre el número de migrantes, ofrecer servicios que aseguren su dignidad y derechos, y mucho menos políticas que los ayudarán a integrarse con éxito en sus nuevos hogares. La migración a menudo se usa como chivo expiatorio para otros problemas en las sociedades de acogida. Asimismo, a este escenario se le suman las medidas para restringir la entrada de extranjeros debido a la confrontación de la pandemia de COVID-19.

En este contexto, es clave comprender mejor cómo los enfoques de datos y datos abiertos pueden abordar los desequilibrios históricos y apoyar la inclusión. De esta manera se espera poder contribuir mediante el entendimiento del estado actual y construir mejores políticas públicas tanto de recepción de migrantes como manejo de diásporas.  Maria Esther Cervantes explora este tema y podrán encontrar más información de sus avances aquí.