In Noticias

Por Katherine Garcia, Directora de Comunicaciones en the Center for Open Data Enterprise.

El movimiento global para incrementar la transparencia en la información del gobierno se está acelerando rápidamente. De la misma manera, los objetivos del movimiento también están evolucionando. Durante la última década, países por todo el mundo han reconocido la importancia de la apertura de datos para fomentar el buen gobierno. Datos abiertos sobre el gasto, la adjudicación de contratos, entre otras operaciones gubernamentales son herramientas cruciales para mejorar la transparencia, la responsabilidad y aumentar la confianza. La Alianza para el Gobierno Abierto requiere que los países participantes aseguren que “la información sobre las actividades y decisiones del gobierno es abierta, integral, oportuna y de libre acceso al público y cumple con las normas básicas de datos abiertos (por ejemplo, datos en crudo, legibles por máquinas, etc).”

Recientemente, ha quedado claro que los datos gubernamentales abiertos tienen un valor más allá de la transparencia. Los datos abiertos constituyen un insumo importante que se puede utilizar para promover el bien social e impulsar el crecimiento económico. Globalmente, hay organizaciones sin fines de lucro e instituciones académicas  que utilizan los datos gubernamentales abiertos para sus investigaciones y actividades de promoción. Y empresas de todo tipo se basan en datos abiertos como una herramienta crítica de negocio para el desarrollo de nuevos productos y servicios y para mejorar sus operaciones.

El valor comercial de los datos abiertos se ha vuelto protagonista en la justificación de programas de datos gubernamentales abiertos ya que racionaliza la inversión de dinero, tiempo y esfuerzo. Para asegurar que la información sirva estos intereses comerciales, los gobiernos tienen que responsabilizarse que la información liberada se ajuste a las necesidades esenciales de la empresa. Esto se hace enfocándose en la demanda para datos abiertos, identificando quién está utilizando los datos y cómo. Una vez que se identifican estos “clientes” de datos, los ministerios del gobierno pueden iniciar un diálogo para entender más a fondo su demanda por datos y responderla de manera más eficaz.

En el Center for Open Data Enterprise, hemos desarrollado estrategias sistemáticas para mapear los usos de los datos abiertos y ayudar a los proveedores de datos y los usuarios trabajar juntos hacia metas comunes. Nuestra misión es maximizar el valor de los datos abiertos como un recurso público, que cualquiera puede utilizar. Para lograr ese objetivo, trabajamos con gobiernos y organizaciones por todo el mundo en dos grandes proyectos: El Mapa de Impacto de los Datos Abiertos y una serie de Mesas Redondas de Datos Abiertos en los Estados Unidos y otros países.

El Mapa de Impacto: Conociendo datos abiertos con fines comerciales

El Mapa de Impacto de los Datos Abiertos, desarrollado como parte de la Open Data for Development (OD4D) Network, presenta una vista global que muestra cómo los datos abiertos son utilizados por empresas y organizaciones sin fines de lucro. Hasta la fecha, esta base de datos incluye más de 1.000 organizaciones situadas en más de 80 países, y ofrece la posibilidad de filtrar por ubicación, tipo, sector, y el uso de datos. Recopilamos estos casos de uso a través de encuestas realizadas por las organizaciones, una amplia investigación realizada por nuestro personal, y la ayuda de más de 20 partidarios regionales. La encuesta está disponible en siete idiomas para hacerla más accesible y garantice una colección diversa de casos de uso. Nuestros partidarios regionales están familiarizados con el ecosistema de datos abiertos en sus propios países y regiones, así que proporcionan perspectivas importantes sobre tendencias nacionales y recomiendan organizaciones que están utilizando los datos abiertos.

A través del Mapa de Impacto, hemos adquirido muchos ejemplos fascinantes sobre el uso de datos abiertos, incluyendo varios en América Latina y el Caribe, entre ellos:

Poderopedia (Chile) ha construido una plataforma de colaboración que mapea el periodismo de datos en los temas de  negocio y política.

Agroclima (México) abre acceso a la información sobre el clima, la predicción del clima y el posible impacto del cambio climático en la agricultura y la ganadería. Su Sistema de Información Agrícola está diseñado para mejorar la toma de decisiones para la industria agrícola.

The Slashroots Foundation (Jamaica) es una organización sin fines de lucro de tecnología cívica que trabaja para solucionar problemas sociales de la región del Caribe, como el hurto agropecuario, el robo de ganado y productos agrícolas.

Properati (Argentina) es una plataforma de bienes raíces que se creó para cambiar la forma de vender y alquilar propiedades en América Latina.

Molecula (Uruguay) es un startup que aprovecha los datos nacionales de consumo para desarrollar productos de TIC con un énfasis especial en proyectos con un impacto social positivo.

Marcos y Asociados (México) ofrece servicios financieros y de consultoría de desarrollo de negocios especializados en la infraestructura mexicana y la industria energética, utilizando datos nacionales de las operaciones del gobierno.

Medicinia (Brasil) es un plataforma que utiliza los datos nacionales de salud en Brasil para conectar los equipos de salud, pacientes, registros médicos y dispositivos en clínicas, hospitales y sistemas de salud.

Ejemplos del Mapa muestran que el uso comercial de los datos abiertos abarca diferentes industrias, tipos de organizaciones y aplicaciones. El tema recurrente es que los datos gubernamentales abiertos tienen tanto valor económico y un impacto social positivo. Muchas empresas con fines de lucro están utilizando datos abiertos para mejorar la salud, el transporte, los servicios financieros, el uso de energía y otros productos y servicios importantes que sirven al bien público.

Mesas Redondas de Datos Abiertos: Convocando los proveedores y usuarios de datos

Nuestra iniciativa, Mesas Redondas de Datos Abiertos, comenzó como un programa nacional en los Estados Unidos. A través de Mesas Redondas con agencias federales, convocamos a los proveedores de datos gubernamentales y sus clientes para identificar los fuentes de datos de alto valor, y así desarrollar soluciones para que sean exactos, completos, manejables y accesibles. Las Mesas Redondas, que se pusieron en marcha por primera vez como una iniciativa de The GovLab de la Universidad de Nueva York, también ayudan a establecer alianzas público-privadas para mejorar y difundir los datos abiertos.

Estas Mesas Redondas tienen beneficios tanto a corto como a largo plazo. Ayudan a desarrollar nuevas aplicaciones para los datos abiertos, que pueden incluir hackathons y retos, y han avanzado una cultura de datos abiertos en varias agencias federales. A largo plazo, las Mesas Redondas tienen como objetivo ayudar a lanzar nuevas empresas, productos y servicios basados en datos, y ayudar a las agencias del gobierno a publicar más datos abiertos para uso comercial.

Ahora, a través del trabajo con el Banco Mundial y los gobiernos de varios países, hacemos Mesas Redondas similares en todo el mundo, con el fin de alinear los intereses de la comunidad empresarial y los gobiernos para poner los datos abiertos en práctica. Nuestra experiencia en países tan diversos como la India, Kazajstán y Serbia nos demuestra que estos reuniones tienen valor aunque un gobierno tenga un ecosistema de datos abierto avanzado con muchas organizaciones utilizando sus datos, o si esté empezando a explorar su potencial. Mesas Redondas de Datos Abiertos se llevarán a cabo a nivel nacional o local – siempre que un gobierno quiera comprometerse con sus usuarios de datos, tanto actuales como posibles.

De cara al futuro: Poner los datos abiertos en práctica

Los gobiernos tienen muchas maneras de dirigir la conciencia sobre las iniciativas de datos abiertos e involucrar proactivamente a sus usuarios. En los Estados Unidos, la Oficina de Administración y Presupuesto solicita informes de agencias gubernamentales que describen cómo usuarios externos – como empresas, investigadores y organizaciones sin fines de lucro – utilizan sus datos, y el impacto que tiene su aplicación. Otros países pueden seguir este ejemplo, mientras que los agentes gubernamentales pueden promover los datos abiertos también. Mediante la comprensión de la aplicación y los usuarios de datos, agentes de cambio dentro del gobierno pueden desarrollar un argumento sólido por liberar más datos abiertos y de manera más eficaz.

Los gobiernos pueden y deben priorizar recursos para visibilizar las iniciativas de datos abiertos, asegurar que el personal del gobierno están capacitados en estrategias de datos abiertos, y establecer circuitos de retroalimentación para aprender continuamente de sus clientes. El resultado final será la democratización de los datos, y el desarrollo de una cultura gubernamental, de estrategias y acciones que promuevan los datos abiertos para todos.

Este Jueves, 10 de septiembre no se pierda el panel “Modelos de negocio y Datos Abiertos” en ConDatos, la Tercera Conferencia Regional de Datos Abiertos en América Latina y el Caribe, en Santiago, Chile. El panel, moderado por Mike Mora (OEA), incluirá panelistas Natalia Carfi (LabGCBA), Katherine Garcia (Center for Open Data Enterprise) Fernando Legrand (CapacitaRSE) y Diego May (Junar).

 

Start typing and press Enter to search