Investigación desarrollada por Javiera Atenas y Chiara Ciociola

Existe un consenso general de que los datos abiertos se están convirtiendo en un recurso muy valioso para la investigación y las comunidades científicas, ya que apoya y fomenta las prácticas de investigación transparentes, apoyando el desarrollo científico y la reproducibilidad, por ende, consideramos que el uso de datos abiertos puede ser un modelo de buenas prácticas y de prácticas abiertas de investigación en el mundo académico .

Este proyecto sugiere estrategias para capacitar docentes universitarios en el uso de datos abiertos ya que creemos que los datos abiertos son herramientas fundamentales para comprender el trabajo de investigación, y los procesos que conlleva el hacer ciencia, investigación periodística o desarrollo de políticas, ya que el uso de datos abiertos en el contexto de formación universitaria permite a los estudiantes trabajar en grupos analizando conjuntos de datos para llevar a cabo descubrimientos y / o para intentar la replicar o contrastar los resultados de las investigación de otros.

Los estudiantes por lo general aprenden mediante la lectura de resultados de investigación y el uso de libros de texto. Los materiales pedagógicos tradicionalmente son entendidos como artículos de revistas y libros, quizás vídeos u otros materiales digitales, sin embargo, generalmente el costo de acceso a los libros de texto recae directamente sobre los estudiantes cuyos costos pueden ser excesivamente altos para aquellas familias de escasos recursos o para estudiantes que tienen dependientes a su cargo.

Al contrario, los datos abiertos, utilizados en conjunto con publicaciones en acceso abierto y con recursos educativos abiertos, pueden facilitar el acceso a la educación y mejorar la formación de los estudiantes, apoyando el aprendizaje de diversos métodos de investigación para resolver problemas relacionados con sus propias disciplinas y áreas del conocimiento y problemas reales desde ópticas diversas a nivel cuantitativo y cualitativo.

Si los estudiantes sólo aprenden leyendo sobre los resultados de diversas investigaciones, aprenden a tener que confiar en estos sin tener las herramientas críticas para cuestionar o evaluar los resultados y sus los datos. Creemos que permitir y facilitar que los estudiantes aprendan a entender buenas prácticas en el análisis de datos y en desarrollar habilidades para localizar, recoger, citar y reutilizar datos abiertos, les permite adquirir destrezas y conocimientos transversales, es decir, no solo conocimientos relacionados a sus propias disciplinas, sino que desarrollan competencias y habilidades claves para entender y resolver problemas de índole científica y social desde una perspectiva crítica.

A nuestro entender, el valor educativo de los datos abiertos, es que estos deben ser considerados componentes clave en el desarrollo de habilidades de investigación, ya su uso en escenarios y actividades de indagación, puede apoyar el desarrollo habilidades de información, de investigación y competencias digitales y el desarrollo de habilidades críticas, analíticas, de colaboración y de ciudadanía. Además, el uso de datos abiertos como recursos educativos abiertos, puede agilizar las dinámicas y mecanismos para colaboración, la discusión y ser un puente entre la universidad y las comunidades, desarrollando actividades conjuntas para el desarrollo de ciudadanos globales.

Puedes ver la investigación completa aquí