En Contrataciones Abiertas, Documentos y recursos, Noticias

Hoy lanzamos en el marco de la conferencia anual de la Red Interamericana de Compras Gubernamental (RICG) el estudio «Hacía una política de datos abiertos del Sistema de compra pública para los países de la RICG» elaborado por  nuestra consultora María Margarita Zuleta. Ha sido un trabajo de un año donde hemos tratado de sintetizar el estado del arte en materia de compras gubernamentales y datos abiertos en la región, y ha contado con generosos aportes de organizaciones de la sociedad civil y gobierno en América Latina.

Para ILDA esta ha sido un área estratégica de trabajo durante estos últimos 2 años. Las compras gubernamentales son un gran instrumento para el desarrollo inclusivo en los Estados de la región, y bien ejecutadas tienen gran potencial para mejorar la vida de las personas. La apertura de datos puede facilitar la transparencia, la rendición de cuentas y la eficiencia de los sistemas de compra pública, así como favorecer la inclusión de pequeñas y medianas empresas. Hemos encontrado evidencia de que en América Latina distintos colectivos, organizaciones y gobiernos ya hacen uso de estos datos en algunos estados, pero muy por debajo de su potencial.  Las recomendaciones de este documento son seis y pueden resumirse en:

1- Necesidad de apertura por defecto y acceso gratuito a los datos de compras gubernamentales: A pesar de que pueda parecer obvio luego de 10 años de trabajo en el campo de los datos abiertos, no todas las agencias de compras a nivel nacional publican los mismos en formatos abiertos, o proveen accesos vía otros medios técnicos. La apertura por sí misma no trae los beneficios que se señalan en el documento, pero es una condición necesaria para que acontezcan.

2- Captura de información  para la  generación de indicadores relevantes en los sistemas de compra:  Si bien existen datos y estudios que ayudan a entender cómo debería usarse la información para mejorar los sistemas de compras, pocos países hacen uso de estos estudios, y no existen formas de comparar de forma efectiva cómo funcionan los sistemas de compra. Los datos son tan buenos como los indicadores que ayudan a crear, y las decisiones que se toman sobre ellos.

3- Necesidad de estandarizar los datos publicados: Un detalle no menor es que la publicación de datos debe venir acompañada por un proceso de estandarización. Y la estandarización demanda tiempo y esfuerzo que a la fecha no se invierte en la mayoría de las oficinas de compras en América Latina.

4- Generar alianzas con la sociedad y el sector privado: Tradicionalmente las oficinas de compras han trabajado de forma aislada publicando sus datos sin hablar con quienes se encuentran dando uso a los mismos. Los datos ofrecen la excusa para pensar mejoras en la usabilidad así como nuevos productos que crean valor público.

5 Alinear el trabajo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible: La agenda de ODS puede ser un buen vehículo para avanzar las contrataciones abiertas

6- Reportar y documentar mejor lo que hacemos: América Latina y el Caribe tienen buenos casos de innovación que no necesariamente son diseminados o compartidos. Hemos encontrado muchos de ellos y existe una comunidad naciente de actores que puede ser potenciada.

Este estudio fue impulsado por el Centro de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC) y contó con las valiosas contribuciones de Open Contracting Partnership, Hivos, la Organización de Estados Americanos y los países integrantes de la Red Interamericana de Compras Gubernamentales. Desde ILDA esperamos continúe alimentando el necesario diálogo para sistemas de compras públicas más abiertos y al servicio de nuestras sociedades, así como para nuevos desarrollos a favor de sistemas de compras inclusivos.

Pueden descargar el estudio en el siguiente enlace.

Comienza a escribir y presiona la tecla enter para buscar