El proyecto Estándar de Datos de Femicidios comenzó en 2017 como una investigación sobre la importancia de cuestionar cómo se ven afectadas las estadísticas oficiales al emplear diferentes criterios para recoger la información en la región, generando discrepancias y dificultando la comparación regional y la creación de políticas públicas basadas en evidencia. La preocupación por el tema llevó a ILDA a decidir estudiarlo desde una perspectiva empírica dentro del proyecto “Estandarización de datos sobre Feminicidios”. 

El proyecto ha pasado por distintas fases, primero diseñando una una metodología de investigación para evaluar la escala del problema, entender cómo funciona, cómo los datos abiertos pueden contribuir a encontrar una solución, y a idear recomendaciones para los países involucrados. En esta fase se realizaron varios talleres para obtener conocimiento de expertos en género y seguridad sobre el tema, así como la creación de un programa piloto de estandarización de datos en Argentina. La segunda fase del proyecto extendió el programa piloto de Argentina a tres distintos países: Honduras, Jamaica y Panamá. La intención de extender el proyecto fue la creación de un diagnóstico sobre la situación del femicidio en la región, integrando a Hassel Fallas como investigadora en esta segunda fase.  Esta segunda fase resultó en la creación de una guía para protocolizar procesos de identificación de femicidios, así como una versión 2.0 del Estándar de Datos de Femicidios publicada en 2019.